Anunciantes

8 de julio de 2011

Los expedientes de Limpieza de sangre y cómo nos benefician...

Siempre intento -esto último a veces no es frecuente-, quitar el velo oscuro a todo lo inaccesible. Hoy toca hablar de la Limpieza de Sangre y aunque nos resulte negativa la razón histórica de su creación, la utilidad en nuestra investigación merece que profundicemos, un poco al menos.
Uno de los primeros estatutos fue promulgado en Toledo, España en el año 1449.
Esta reglamentación impedía a los judíos "conversos" al cristianismo y sus descendientes ocupar puestos o cargos. De diferentes organismos, generalmente militares, religiosos, civiles y universitarios. Para poder acceder a "una carrera" debías tener la sangre limpia, además de ser varón e hijo legítimo. Luego de haber expulsado a todos los empleados públicos "conversos", comenzó a ser un requisito también para acceder a cargos públicos y colegios mayores. Cada organismo decidía la cantidad de generaciones que debían pasar para ser considerados "limpios". Generalmente hablamos de siete generaciones.
Muchos se convertían al cristianismo porque esto traía ventajas. Dejar de ser perseguidos, era una de ellas, 
El procedimiento era el siguiente: La persona debía arrodillarse y colocar la mano derecha en un crucifijo del misal, debía jurar que no descendía de judío ni de moro o morisco (musulmán). Luego debía decir los apellidos de sus padres y sus abuelos y sus lugares de nacimiento. En ese momento comenzaba la investigación por las parroquias de los lugares mencionados. Cuando la investigación trascendía las fronteras de la región eclesiástica, una persona era designada para interrogar a testigos. Esta misma persona percibía dinero por ello según el tiempo que empleara, el trayecto que recorriera y el rango que tuviera. Si todo era positivo, se accedía a la petición, pero si no...
Eran despreciados, considerados inferiores, negados todo tipo de honores e impedidos de ascenso social.
Para viajar a América se necesitaba tener una licencia que acreditaba la limpieza y quienes estaban eximidos de ella eran los cargos eclesiásticos o los que ya tuvieran designada una función especial en destino.
En América (hablo de Sudamérica), a quienes no ostentaban la debida limpieza se los consideraba seres inferiores, incapaces de gobernarse, negando incluso estas posibilidades a los nacidos en suelo que no fuera el reino. Esto hizo que en América surgiera la necesidad urgente de independencia.

Digamos, que llegados a este punto, cuando nuestro antepasado ha "probado" su limpieza, nos hemos topado con información importantísima en cuanto a dos o tres generaciones como poco. Debemos tener la precaución de investigar si es legítima, ya que también existían las falsificaciones. Había mucho interés en torno a obtenerla, puesto que esto aseguraba muchas veces el porvenir en cuanto a educación, empleo y también ingreso a la milicia. En el fin, el pasaporte para dejar de pertenecer al pueblo, o la clase más baja que era lo mismo.


 

Libros Expediente de Pruebas de Legitimidad y Limpieza de Sangre de Lázaro de Çuleta, para la obtención de los Grados de Licenciado y Doctor en Cánones. [667] 

Para leer un poco más de la inquisición española 

Google+ Seguidores

Sonia Meza Genealogista. Con la tecnología de Blogger.